viernes, 18 de marzo de 2011

Amarnos y animarnos


El Señor nos aconsejó que nos ayudáramos unos a otros, que nos amaramos, animáramos unos a otros, esa es nuestra tarea coméntanos tus dificultades y deseos en un mensaje personal.
El Poder de la Oración es inmenso; cada vida se fortalece, cada debilidad cede ante la fuerza del espíritu.
Alcanza tus mejores logros personales sumándote a los miembros seguidores de este blog, muchas gracias
Escribinos por más información a: