jueves, 7 de abril de 2011

Capacitación en Consejería y un tema de interes "La Soledad"


La carrera de Consejería Cristiana que podes realizar en el Seminario Abierto Reina Valera,trata temas de sumo interés para poder ayudar a las personas que se encuentran con distintos problemas emocionales; mediante este Seminario te podes capacitar gratuitamente, solo luego de enviar el resumen de estudios y al solicitar el envió del Diploma, podes colaborar voluntariamente con este Ministerio ofreciendo tu ofrenda solidaria para que otros Alumnos puedan cursar gratuitamente y se mantenga este importante servicio de capacitación.
Ahora compartimos un resumen extraído de la página Web del Seminario http://seminarioabierto.com/consejeria02.htm sobre la soledad, que suele afectar a muchas personas, si es tu caso lee el resumen, o ingresa en el link puesto en esta página-
"La Soledad"
El sentido común sugiere que las relaciones humanas son la clave para el bienestar, por lo que la soledad sería, en consecuencia, señal de anormalidad. Pero, la soledad también tiene su lado positivo. Durante siglos, poetas, místicos y religiosos han reportado sus efectos creativos y enriquecedores. Los psicólogos han comenzado a detectar a personas sanas que en parte toman la soledad para usos beneficiosos.

De acuerdo al psicólogo Peter Suedlfeld, PhD, de la Universidad de Columbia, la necesidad de soledad presenta un componente de estado y de rasgo. Todas las personas, en algún momento, sienten la necesidad de darse un tiempo de soledad. Quienes presentan la soledad como un rasgo de personalidad la necesitan y la desean más que otros, en virtud de que este rasgo representa características de conducta relativamente permanentes. El estado de soledad se refiere a características transitorias. Las investigaciones relativas a la soledad como estado sugieren que la mayoría de las personas necesitan estar algún tiempo solas para satisfacer ciertas necesidades psicológicas, incluyendo el rejuvenecimiento. Esto puede ser resultado de los efectos acumulativos de la estimulación social recibida en días o semanas recientes. Las personas con pocas demandas y poca estimulación social requieren menos soledad, y de hecho, la evitan. En su investigación, Suefeld encontró que aquellos que presentan mayores demandas de atención o habilidades sociales, tales como ejecutivos de negocios o madres de niños pequeños, necesitan más tiempo para estar solos. Esto les permite recuperar sus recursos, descansar y relajarse.