sábado, 17 de marzo de 2012

Ante una sociedad violenta impongamos nuestra madurez emocional

Todos los días y en todos los Países ocurren hechos de violencia; pareciera ser que nadie esta seguro; quizás no tengamos herramientas para parar la violencia instalada, que muchas veces responde a intereses Políticos y sociales; pero si tenemos en pequeña escala influencia en nuestro entorno; en nuestra vida primero; tenemos que lograr nuestra propia paz interna, Única manera para luego influir en forma positiva en los demás Sin duda que muchas veces resulta más fácil pedir mano dura con los violentos, poco nos importa si son jóvenes y niños; Pero si estamos interesados en nuestra seguridad, sin preguntarnos algunas cosas más profundas; porque son violentos; que resentimiento o dolor los lleva a tratar mal a sus semejantes, cuanto dolor le hemos causado como Sociedad para que reaccionen de ese modo; Juan Coletti, escritor Argentino escribía un articulo interesante sobre los niños con mala conducta La mejor manera de comenzar a superar estas situaciones es teniendo más gestos de cariño, dar mas amor, compartir más tiempo con nuestros hijos, nietos, amigos y vecinos; es hora de marcar una diferencia, apostando a la amistad y la generosidad, una comunidad pacifica, necesita seres en armonía y enamorados de la vida, que sean una bendición aún para los violentos, que al ver nuestro ejemplo volverán a creer que vivir en paz es posible todavía; recuerde amiga/o lector que No esta solo Miles de personas como usted anhelan un futuro pleno de esparanzas