lunes, 15 de octubre de 2012

ARTICULO LA JUVENTUD Y SU SEXUALIDAD

Enviada esta colaboración a nuestro blog Familia y Relaciones Positivas por Gladys Seppi Fernández; en un segundo articulo que publicaremos la próxima semana daremos continuidad a esta nota con otra parte muy interesante, se trata de "La elección de la pareja"


LA JUVENTUD Y SU SEXUALIDAD

“Si los mayores hacen un misterio de las cuestiones sexuales y se abstienen de aclarárselas al niño hasta que éste se ve sobrecogido por la maduración de su sexualidad, el resultado puede ser excitar su curiosidad y despertarle resentimiento por haberlo mantenido en la oscuridad.”
-Arnold Toynbee

Aunque todavía no es una asignatura del curriculum  escolar, ni se habla en la mayoría de los hogares sobre el tema, (muchos adultos lo practican pero no saben cómo hacerlo correctamente aunque la realidad lo reclame),  la sexualidad  ocupa un lugar esencial en las preocupaciones, conversaciones y actos de todos, especialmente de los adolescentes y gente joven.
  Sin embargo, en una época signada por la llamada “liberación sexual” y tal vez llevados por el torbellino, apresuramiento y hedonismo  que la acompaña, parece ser que la focalización del tema ha quedado en lo puramente genital y el placer que produce un acto que  los más chicos son llamados peligrosamente a consumir sin conocimiento, cuidado y responsabilidad.  Y,  ¿cuál es el peligro de esta actitud?
El gran peligro- además de las consecuencias manifiestas en enfermedades de transmisión sexual, embarazos indeseados, violaciones, abortos y depresión,  es la  degradación de un acto que por su naturaleza puede arrastrar a un placer  puramente pasajero e  instintivo, cuando,  en cambio,  debiera  enaltecer las relaciones, humanizándolas,  y procurando un goce pleno y  satisfactorio fundado en el sentimiento, más maduro del amor, del sentir al otro, incorporándolo.   
 Es el conocimiento, la discusión sin malicias sobre este tema vital,  lo que  generará una actitud sana y responsable.
Por eso, y de la misma manera que se inquiere sobre cómo opera otra pulsión básica tan atractiva como es la de alimentarse  y se informa sobre  el funcionamiento del  aparato digestivo que la regula,   sobre   lo que es bueno o malo para la salud física, debiera estudiarse e investigarse sobre  esta otra  pulsión básica, la sexualidad-   por cuya fuente de placer  el ser humano se siente instintivamente atraído y que afecta no sólo lo físico sino lo espiritual, la vida total del ser humano.
Nuestra condición de seres pensantes requiere  información sobre los secretos de un funcionamiento magistralmente tramado.
Creemos que los jóvenes están de acuerdo en decir que es  urgente llevar este tema, antes ignorado, a la discusión, tanto para contrarrestar los mensajes de esta época entregada al placer por el placer mismo, como  por  el efecto nocivo que tiene la influencia del medio, sobre todo de la TV que induce a una práctica irresponsable como si el sexo fuera un objeto más del mercado de consumo. Hoy más que nunca los  adolescentes necesitan hablar y desarrollar su capacidad crítica sobre un tema que se sienten inducidos a experimentar.
Porque la sexualidad, una asignatura básica para lograr una mejor calidad de  vida, es una actividad natural, sana y hermosa, cuando se la humaniza y responde a los sentimientos maduros  y no a un arrebato de la morbosidad del puro instinto, debe el joven velar por ella dándole un  status humanizante  y distinguiéndola  de lo meramente instintivo y fugaz.
   Para acentuar la diferencia que existe entre lo meramente placentero, que suele caracterizarse por producir sensaciones fugaces y adormecedoras y lo que da al espíritu humano un sentimiento de satisfacción interna, más profunda y duradera,  recordamos al joven lector las ideas que Martín Seligman, catedrático de Psicología en la Universidad de Pensilvania, nos transmite  en su libro “ La verdadera felicidad” y que volvemos a repetir:
“ La verdadera felicidad deriva de la identificación y cultivo de las auténticas fortalezas, de un sentimiento de conformidad con lo que hacemos para dirigir  la propia existencia” .
Ponemos énfasis en las palabras “sentimiento de conformidad para dirigir la propia existencia”, por cuanto consideramos  que a ello debe apuntar  la práctica sexual, vista dentro de un todo, con  sentido de la unicidad humana y considerando que la mala práctica sexual atenta, no sólo contra el sentimiento de conformidad que debe acompañar cada una de  las elecciones humanas para dar mayor calidad a  la propia existencia, sino contra el futuro de la  vida.
Así de trascendente es este  acto, por el placer que ofrece y el complejo entramado que lo configura, una cola atractiva, unos senos abundantes, una figura escultural pero también el trabajo interno de glándulas, hormonas y órganos reproductivos, y algo más excelso como es el amor recíproco.

Libro "El Obrero de la palabra" Pronto a la venta al publico, ediciones La Prensita, autor Nestor O Salgado